4 trucos para enfocar sin sistema de enfoque

¿Qué sucede cuando tu  cámara es tan rudimentaria que ni siquiera tiene un sistema de enfoque? Que tus fotos salen demasiado artísticas, es decir, borrosas. Por mucho que mires por el visor y desenrosques el objetivo, no obtienes ninguna respuesta. Nada te indica qué es lo que estás enfocando exactamente. Solo cuentas con diferentes distancias, en metros, marcadas en el anillo del objetivo. ¿Cómo decidir entonces, cuál de ellas es la que separa tu cámara de tu modelo, o lo que sea que quieras fotografiar? Dejo aquí cuatro métodos infalibles que ofrecen una precisión inmejorable a la hora de poner las cosas a foco. Olvídate de la falta de nitidez. Adiós a la fotografía moderna.

Número 1. Mide tu zancada. Calcula el recorrido de tu pie al dar un paso. Utiliza esta distancia como unidad de medida. Se recomienda caminar unos metros para habituar al cuerpo y adquirir una cierta regularidad en cada pisada. Los pasos no deben ser más o menos iguales. En el momento de hacer la fotografía, dirígete desde el punto de enfoque hasta el lugar desde donde quieras tomar la foto. Si no dispones de mucho tiempo, anda rápido. Cuenta el número de pasos para obtener la distancia. Es importante que no sean desiguales.

Número 2. Mide tu altura. A continuación déjate caer al suelo sin flexionar ni rodillas ni tronco, como cuando se desploma un palo rígido sujeto a tierra en uno de sus extremos. Se es más práctico si se hace esto mentalmente. La idea es percibir la proyección de tu cuerpo horizontalmente, paralelo al suelo. Define en tu objetivo que tu altura sea la distancia de enfoque. De esta manera consigues que todos los objetos situados a un radio igual a tu altura salgan enfocados. Los objetos que no están en ese radio no salen enfocados.

Número 3. Mide tu brazo por partes: de hombro a muñeca y de hombro a codo. En base a estas dos medidas conocidas puedes enfocar distancias cortas. Debes alargar el brazo en dirección al punto de interés hasta alcanzarlo con el codo o la muñeca, o con alguna parte entre el codo y la muñeca. También puedes aplicar el mismo procedimiento con una de las piernas, pero eso ya depende del nivel de movilidad de cada uno.

Número 4. Correr hacia el infinito y hacer desde allí la foto. Haz girar antes tu objetivo hasta que marque el enfoque en el infinito.

Otro tema es cerrar el diafragma para aumentar la profundidad de campo. Cuanto menor es la abertura, mayor profundidad de campo. Eso significa que la cámara abarca un mayor rango de distancias a las cuales los objetos están a foco. Aún así se necesita mucha luz para poder cerrar el diafragma o, en todo caso, un papel más sensible. Si no, las fotos pueden salir demasiado oscuras.

Llevo gastado un carrete y medio con una Minox 35 ML sin espejo y sin sistema de enfoque, y de momento ya he tenido algunos problemas. Me parece que mi intuición no afina mucho en el enfoque, aunque creo que he mejorado en el segundo carrete. Animo a todo el mundo a que pruebe de enfocar a ojo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s