Studenec, Jilemnice, Vrchlabí

Las fachadas de las casas no tienen manchas ni se craquelan y las ventanas son rectángulos dentro de rectángulos que parecen estar dibujados sobre papel, planos y en posiciones estratégicas, simétricos respecto a alguna línea. Cada edificio se pinta con solo dos colores, sin casi ningún ornamento. Cuando el pueblo está vacío, se puede llegar a pensar que las casas son de cartón y que detrás de las puertas no hay nada. Es el encanto de los pueblos checos casi de decorado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s